jueves, noviembre 24, 2005

Los colores de mi día

Ayer fue un día diferente, es muy raro que en Santiago llueva tan cerca del verano.
Las pocas veces que recuerdo que haya ocurrido ha sido una lluvia simpática, de esas que no mojan... las odio.

He leído y escuchado comentarios de extranjeros que vienen de visita o se quedan en Chile a vivir, estos siempre dicen que en Chile llueve con frío, mucho frío, a diferencia de sus paises en donde la lluvia refresca pero no hiela. Muchas veces he pensado que los únicos paises latinoamericanos en donde hace frío son Argentina y Chile, el resto son todos caribeños, al menos en base a este tipo de declaraciones.
No podría vivir en un pais tropical, con ese calor, con una lluvia simpática.
A mi me gusta la lluvia gruesa, pesada, fría, me vuelve feliz. Cuando llueve nada puede salir mal, soy mas ligero, respiro mejor, veo mas lejos.
Pero esta lluvia debe ser fría, en un día frío. Tan pesada que se sienta caer sobre mi.
No soy superticioso, no creo en amuletos, no leo el horóscopo, pero nunca he tenido un mal día de lluvia.

En Chile, cuando llueve en invierno, mucha gente sufre, gente que es pobre y no puede guarecerse como es debido, que no se puede abrigar del frío.... Siempre pienso en ellos, pero no lo puedo evitar....
Cuando llueve sobre Santiago soy feliz y ayer lo fui casi todo el día.
Hoy hizo calor de nuevo y estaba agobiado. Pero fue hermosamente verde.
Estaba en la Corte de Apelaciones, estaba lleno de gente, hacia calor, debía pasar en medio de esa masa, debo seguir la corriente y los veo, dos hermosos ojos verdes, GRANDES, profundos. Ella era bajita, no mas de 1 metro y 55 centímetros. Usaba el pelo tomado en cola, apretado, cabello largo. Llevaba jeans, no muy apretados, zapatillas de lona (maravilloso que no usara zapatos con tacos), una polera sin mangas verde limón un poco fluorecente, era de piel morena. Pero sus ojos eran mas verdes y profundos que mi bosque.
Solo los vi por dos segudos, todavia los tengo en la retina. Nunca la volveré a ver, pero no importa, porque la vi. Le dio color a mi día gris, un color bello y profundo, que quemó mi retina y todavía lo mantengo en mi mente.

Gracias a Ivonne Divagada, que le dio color a mi Martes, con su dibujo.

2 comentarios:

  1. Hola hola rodrigo, primero Gracias a ti por dibujar mi blog con tus comentarios y mi vida con una sonrisa.

    Siguiendo a lo otro... a mi las tormentas también me gustan mucho, antes cuando era ás niña, le temía a los rayos, truenos ( no sé, como les digan por ahí) y recurdo que mi madre me decía que no temiera porque los angelitos estaban jugando bolos (boliche) jajaja

    Un saludo y como dices tú "eso"

    ResponderEliminar
  2. jajaja acabo de leerlo, ahora si que se pudo :D

    A mi me gusta mucho la lluvia tambien, y aunque me alegra verla, en verano no tanto, sabes?, porque siempre al otro dia hace un calor horrible... la disfruto ese dia pero se que al dia siguiente sera un dia caluroso T_T

    En Argentina llueve mucho mas que aca, nada mas que alla hay calor humedo, es pesadisimo... en tiempos de calor se hace insoportable, y realmente te das cuenta que prefieres Chile en tiempos de calor jajaja... aunque en esta epoca tienen mas probabilidades de lluvia que nosotros :')

    Y eso de pensar en la pobre gente en dias de lluvia, si... me da cosita, pero no puedo evitar pedir que llueva... lo lamento por ellos en verdad, pero mentiria si dijese que no quiero lluvia, al contrario, espero el invierno para ver llover y añoro años pasados, en los cuales los meses de otoños eran de dias grises y en invierno era de mucho frio y lluvia... aaaahhh el despertar al dia siguiente y oler la tierra humeda...es exquisito :D

    Saludos! ^_^

    ResponderEliminar