lunes, octubre 11, 2010

Soldados Chinos de Terracota (Centro Cultural Palacio de La Moneda)




Hola fiel lector (porque a estas alturas solo alguien fiel se pasa por acá, estoy muy inconstante), este post debió ser publicado el día 27 de Febrero de 2010, día en el que en Chile hubo un terremoto 8.8 escala Richter; por este motivo este post quedó olvidado e incompleto. Por un tiempo decidí que debía eliminarlo definitivamente, pero una voz inerior me convenció de que no era correcto. En este post hablo de un buen día que pasé este último verano, mas allá de que el día en el que pretendía publicarlo medio Chile haya quedado dañado, incluyendo mi casa. Con todo, se trata de la visita a un centro cívico que no conocía, fue un precioso día, divertido para mi, un recuerdo que por alguna razón hoy me ha vuelto. A este post le falta una sola palabra, lamento no escribirla, pero no puedo, no es mia:

Mi ciudad últimamente se pone interesante, aún no al nivel que yo espero, pero podría ser peor, mucho peor (como era antes). Una de las cosas que me ha interesado ha sido la exposición itinerante de los soldados Chinos de terracota.

En los '70, en China, un par de granjeros estaban excabando un pozo de agua y encontraron algunas piezas de terracota (arcilla horneada, la pieza completa es horneada), además de piezas de bronce y otros indicios de algo importante.

El emperador Qin, es considerado el primer emperador de China, quien unificó las diferentes provincias y fundó lo que se convirtió en uno de los imperios mas granes que ha conocido la humanidad. Antes de morir este emperador construyó un ejercito (según algunos lo que hizo fue recrear su ejercito real) de soldados de terracota. Cada soldado es diferente al anterior y el ejército incluye soldados, carros, armas y hasta los caballos. El ejército cubre varios kilómetros cuadrados, e incluso se supone que no se ha seguido desenterrando porque implica mover algunos edificios.

Obviamente esto se ha convertido en un tesoro nacional de la República China y tomando algunas piezas (la verdad la mitad de la exposición son reproducciones y la mayoría de las piezas originales son reconstituidas) montaron esta exposición itinerante que viaja por el mundo.

Esta exposición lleva un par de meses en Santiago y continuará hasta Abril. Aprovechando mis semi-vacaciones fui a verla en el nuevo Centro Cultural Palacio La Moneda.


El Centro Cultural Palacio La Moneda, es un centro cultural construido e inaugurado hace muy poco, se encuentra en un subterráneo que existía enfrente de La Moneda (casa de gobierno de Chile)  que incluye una sala de cine en la que se exponen películas seleccionadas según criterios específicos (a mi parecer "que pelicula es mas aburrida"), dos cafés, dos tiendas que venden productos típicos y algunas salas de exposición (debo decir que las salas son un poco decepcionantes porque el centro es bastante grande)


Admito que esta era la primera vez que iba a este centro en específico y me sorprendí con el tamaño del hall y con la distribución del mismo. Creo que se cometió un error porque se desperdicia mucho espacio, pero no puedo negar que se ve bastante impresionante y es muy agradable su temperatura e iluminación.

Al grano, la exposición de los soldados de terracota se encuentra en el nivel inferior del centro, dividido en dos salas de exposición separadas.





Una de las cosas que mas me impresionó fue el uso de la luz en la propia exposición, no solo iluminaban las piezas exhibidas, le daban un contexto. No solo se trataba de que se vieran bien, debían verse como se supone que eran, piezas de increible antigüedad, para los estandares de la joven América.

Me sorprendió mucho ver la sutileza de la artesanía. El acabado de algunas piezas me impresionó, sobre todo considerando que no existía la tecnología actual para ellas, todo era a mano, con herramientas de la época.

De todas maneras la exposición es bastante pequeña y uno queda con sabor a poco. Pero la forma en que presentan las piezas tiene mucho ingenio. En una sección estaba una división del ejercito, conformada por caballos y soldados en formación y se usó una plataforma en altura para poder ver las piezas desde una panorámica mas amplia.

En conclusión, la exposición es pequeña pero vale la pena.

El centro cultural es muy bonito, cómodo, amplio y puede ser usado para exposiciones de piezas mas grandes.

Los cafés no los he probado.

Las tiendas son bonitas.

Si tienen mucha mucha suerte, puede que en su visita haya una mariposa, como en mi caso.

Las fotos son de mi celular (impresionante no creen), las cámaras están prohibidas como en cualquier exposición que se precie de tal.

Saludos y gracias por visitarme