jueves, diciembre 01, 2005

Cosas que le suceden a los hombres de hojalata "El corazón"


Los hombres de hojalata no tienen corazón, pero eso está bien, porque así son los hombres de hojalata. Tienen un espacio vacío en medio del pecho y eso está bien, así son.

Caminamos solos, pero a veces, si tenemos muy buena suerte y nos portamos muy muy bien, el sol se abre camino en el bosque y encontramos compañía.

Hace tiempo encontré tres Paulinas, ahora ya se fueron, pero no son la única compañía que he tenido. De hecho a veces creo que nunca camino totalmente solo, aunque no vea mi compañía.

Hace tiempo encontré una mujer de larga cabellera que me hace reír. A veces baila, a veces se ríe, a veces se enoja, se acerca a preguntar si he encontrado nuevos senderos y me cuenta los que ella ha encontrado.
Esta mujer conoce buena parte de mi bosque y me puede encontrar cuando quiere.
A ella no le gusta brillar, le gusta que yo brille. Le digo "los hombres de hojalata no brillamos" y ella responde "no seas tonto, claro que sí lo hacen", pule mi coraza, no le importa lo sucia que está y entonces creo que puedo brillar. A veces me canso en el camino y le digo "estos árboles son muy grandes" y ella responde "no seas tonto, los puedes derribar" y entonces creo que los puedo derribar, aunque no tenga un hacha para trabajar.
A veces me pregunta que camino debe ella tomar y eso me hace reír, porque ella conoce su camino, lo conoce muy bien, al menos mejor de lo que yo pueda llegar a saber.
Ella tiene un rayo de sol propio, por él derriba árboles, por él sigue caminos que a mi no me gustan, gracias a él es feliz. Ella me cuenta como es su pequeño sol y la veo brillar.
Ella ya no está conmigo, pero su voz me llega mejor que antes, siempre la oigo aunque esté lejos de mi.

Los hombres de hojalata siempre caminamos por un camino recto, en medio de nuestro bosque, como nos han enseñado.
Caminamos solos, pero a veces, si tenemos muy buena suerte y nos portamos muy muy bien, el sol se abre camino en el bosque y encontramos compañía.

Hace poco encontré una niña que Divaga.
Nunca la he visto, pero sé que está ahí, porque me cuenta sus historias.
No está cerca, aunque a veces se acerca.
La escucho reír a mi lado, parece como si estuviese a mi costado.
Detrás de los arbustos la oigo reír, pero cuando llego ellos y los quito ella se acaba de ir.
Me cuenta sus historias y me hace sonreír.
Me recuerda la lluvia cuando lo necesito, pero sus palabras brillan como el sol.
Pero lo mejor es que da color a mi día.
No sé como lo hace, pero deja dibujos en mi camino.
Está tan lejos que nunca la tocaré, pero sus colores están siempre frente a mis ojos, en mi retina y durante el día los recuerdo, para recordar como sonreír.

Los hombres de hojalata no tienen corazón, pero eso está bien, porque así son los hombres de hojalata. Tienen un espacio vacío en medio del pecho y eso esta bien, así son.

Una vez me contaron la historia de un hombre de hojalata al que regalaron un corazón. Ese era el corazón que buscaba, lo supo de inmediato en cuanto lo escuchó.
La niña que Divaga me acaba de regalar un corazón ... pero no es el que busco ... Aunque eso no me importa, lo pondré en mi pecho y así puedo imaginar que se siente tener uno. Lo usaré en el lugar en donde colocaré el otro cuando lo encuentre.
Se que el otro corazón debe estar ahí, en alguna parte de este bosque. A veces me desespero al buscarlo, pero ahora ya no lo haré. Cuando el vacío sea insoportable, puedo poner mi mano en mi pecho y sentiré el calor que da este corazón que me regalaron. Recordaré los colores que divagan y la cabellera que me hace reír, con eso podré tener paz.



Para Pamela, con quien converso como ayer, después de casi dos años, cuya fe en mi es mayor que mi propio orgullo y que le da risas a mi día.

Para Ivonne, quien me hace recordar la lluvia, me da colores y me regaló este corazón.

4 comentarios:

  1. Hola hooola de nuevo yo por aquí escondidita entre los arbustos esperando atacarte con cosquillas jajajajaja...

    Buee.. primero muchas gracias por la dedicatoria y por las palabras, y no te preocupes que seguro bajo una piedra o bajo una cascada está el corazón, tú corazón, por lo pronto ya tienes uno, para que te vayas entrenando jajaja... Un abrazo muy muy fuerte y te leo después "Eso" ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola... yo estaba debajo de una piedra. Me llamo David, y pasé por aquí gracias a un link que tiene la niña loca que divaga.

    Muy interesante tú blog, y estoy seguro que en algún lugar está el corazón que nos complementa.

    ResponderEliminar
  3. Holaa!
    encontre tu blog buscando la letra de la canción "I will follow you into the dark", y me gusto mucho lo tu explicacion de la traduccción. Me encanta que dejes algo de trabajo a la imaginacion..
    Me llamo despues la atencion "el porque de este blog" y me atrajo tanto que segui husmeando por varios de sus rincones hasta llegar a este..
    Realmente te felicito por tu forma de escribir.. muy pocas personas tienen ese don de poder expresar con palabras sus sentimientos,y, de esas pocas personas, aun menos pueden hacer sentirlos a los que las leen..
    Espero que sigas así, seguí pintando con palabras eso que tenes adentro.. y quiza así logres pintar tu propio corazón de hombre de hojalata..
    Saludos desde Buenos Aires, Argentina.
    Y mucha suerte!
    Florencia R.

    ResponderEliminar
  4. Hola Florencia:
    No sé si leerás este comentario, pero en general contesto mis post.
    Umm las traducciones las hago lo mas literal posible, porque creo que las interpretación de la letra es cosa de cada uno.
    Muchas personas me dicen lo que tu cuentas, que soy bueno expresando lo que siento, en generalescribo para mi, luego trato de que la redacción sea correcta y simple, a veces me pongo pomposo y eso no me gusta.
    Mi corazón... es extraño, aún no lo tengo, pero creo que, tal vez... solo tal vez...

    Gracias Florencia de Argentina, un abrazo.

    ResponderEliminar