viernes, febrero 03, 2006

Una semana ocupada

He estado ocupado esta semana. En realidad mas ocupado de lo que he estado en mucho tiempo.
El día 11 de Enero, terminé oficialmente mi practica, en la Corporación de Asistencia Judicial (CAJ) de Quinta Normal. Según las reglas, mientras no se entreguen las carpetas de los expedientes, el postulante (yo) debe mantenerse vigilando las causas, a fin de evitar problemas. En mi caso, no pude empezar a entregar las causas hasta una semana y media luego de la fecha oficial.
Cuando terminé oficialmente mi período en la Corporación, los reemplazos solicitados por el abogado jefe no habían llegado, lo que iba a provocar un grave problema, ya que no había a quien dejar a cargo de mis causas. Por esta razón y previendo una pequeña época de problemas en mi consultorio, decidí no entregar mis causas inmediatamente. Nada me impedía hacerlo, pero eso habría complicado bastante al consultorio. El hecho es que los reemplazos llegaron recién la semana pasada y comencé a entregar mis causas.
Esto cumplía con un segundo fin. La verdad es que hubo 10 causas (llevaba 78 aunque en un momento tuve 92) que moví nada o muy poco. Por esta segunda razón, me tome mi tiempo para entregarlas.
Todo el INMENSO trámite burocrático que implica el término de mi práctica, terminó hoy jueves.
Lo último, fue hacer el informe y un anillado con todos los esquemas, trámites y etc, etc, etc. Ok todo esto fue ABURRIDO, muy ABURRIDO.

Pero el martes pasó algo extraño, bueno esto comenzó el Lunes para ser sinceros. El Lunes recibí un mail de Ester, que me decía que la llamara y hablaba algo sobre un niño de 8 meses, pero la verdad el mail no estaba bien escrito y no entendí bien. Bueno nos juntamos el Martes en la Corte de Apelaciones y llegó con un niño de ocho meses, todavía no entiendo bien de quien es el niño, pero ese día lo anduvo trayendo por todos lados y cuando nos juntamos, ya le dolían los brazos. Me preguntó si lo llevaba yo y este servidor no tuvo problemas en cargar al niño.

Cargar a una guagua (bebé) representa, desde cierto punto de vista, la mitad del significado de la vida. Un bebé (guagua) es un ser absolutamente indefenso, requiere de adultos todo el tiempo para sobrevivir, es una vida dependiente completamente de las personas que lo rodean y cargarlo representa físicamente esta situación. Debes darle tus brazos para que se acomode, cargar a un niño de ocho meses implica acogerlo, no es tomarlo como un bolso o mochila, es rodearlo con una parte de tu cuerpo que lo protegerá y lo hará sentirse seguro, implica darle soporte a su cuerpo, ya que este aún no lo ha desarrollado.

Pude sentir lo poco que pesa a esta edad, pude sentir sus pequeñas costillas, podría romperlas con un simple apretón. Esa es otra metáfora respecto a la vida ... no los puedes apretar debes acogerlos y cuidarlos, pero si te pasa los puedes lastimar seriamente.


Cuando ya llegábamos a nuestro destino, mi pasajero sufrió un serio ataque de sueño y decidió quedarse dormido. Para que una guagua duerma, no solo se necesita que tenga sueño (ojalá y la cosa fuese tan simple) debe estar medianamente cómodo y sentirse seguro. Lo acomodé sobre mi hombro, puse su cuerpo lo mas confortablemente que pude y durmió hasta que llegamos a destino.

Fue diferente sentir a un niño, no es algo que haga constantemente en la actualidad. Es raro sentir su peso, la fragilidad de su cuerpo, su respiración tranquila, tocar su piel ... Me da miedo y un poco de rabia por el actuar ajeno, la facilidad con que las personas hacen nacer vida en esta porquería de mundo que tenemos. La cantidad de cosas que pueden salir mal, las pocas posibilidades de que viva en un mundo mejor al que yo he tenido. Las enormes posibilidades de que nuestros errores y defectos maten sus posibilidades de ser feliz ... Y aún así siguen naciendo.
Un solo apretón y podría haberle fracturado una costilla, algo de torpeza al caminar y podría haberse caído de mis brazos, una distracción y podría haberse golpeado con algo que yo no hubiese visto ... Lo mismo pasa con la vida que les damos.

No sé ... No sé ...

2 comentarios:

  1. Hola Rodrigo, te felicito por el cambio de tu blog, y en relación a lo que mencionas me alegra percibir tu compromiso por las personas, es otra cosa vivirse la pega como parte de una contribución a nuestra comunidad, siento que eso falta en nuestra educación, ennuestros universitarios y profesionales. Muchas veces me pregunto como logramos reencantarnos con nuestra pega, neustras familias, nuestra misión.
    Gracias por tus comentarios.
    En fin.

    ResponderEliminar
  2. Pensar que un bebe es una persona que aun no ha evolucionado al punto en que nosotros ahora estamos. Pero ya lo hará, con el paso de los años puede convertirse en alguien que viva tal como lo hemos hecho tu, yo y los demás; puede llegar a ser alguien especial o sólo un individuo que muchos pensaran "ojalá nunca hubiese nacido".
    Sin duda, esperaría que llegase a ser una buena persona, un aporte para el mundo.

    Saludos para ti Rodrigo, gracias por visitar mi blog, y ten la esperanza que ya llegaran para ti una ansiadas vacaciones, tal como yo ahora espero encontrar un ansiado trabajo. (Este es el mundo al revés)

    ResponderEliminar