El hombre y la lluvia.

Había una vez una niña que gustaba de contar historias.


Y con sus historias llevaba la lluvia.

Buscaba alguien que le contase historias, para amarlo como se ama la lluvia.

Ella viajaba contando sus historias y los hombres la amaban,
Pero ella no amaba a ninguno, porque no conocía sus historias.

Muchos hombres le ofrecieron dinero, 
Otros le ofrecieron sus casas,
Algunos sus vidas,
Pero ella les decía, "lo siento debo irme y no te puedo amar".


La niña viajó, por caminos y colinas, pueblos, bosques y ciudades.

Contaba sus historias con la lluvia que caía.

Siempre alegre, siempre feliz, iba con su lluvia y el mundo veía.

Un día encontró una casa, en un recodo del camino.

Un hombre trabajaba.

Al ver a la niña el hombre dejó de trabajar y se sentó a descansar.

La niña con su sonrisa se acercó y comenzó a hablar,
Le contó historias de pueblos, de plantas y de lluvia,
Historias de risas y sonrisas, de alegría y felicidad.

Cuando terminó, el hombre la miraba.

Ella se levantó sonriendo y le dijo "he de irme a contar mas historias",
Pero el hombre la miró y dijo "aún no me conoces, aun no te cuento mi historia"
Y el hombre le contó historias de arena y piedras, de sofoco, de noches estrelladas y aire frío.
Le contó del profundo mar y las altas montañas.
Le contó historias de trabajo, de esfuerzo y de paz, y ella encontró tranquilidad.

La niña volvió día con día y le contaba historias de alegría.

El hombre la recibía día con día y le contaba historias de paz.

A veces la niña se iba a viajar, a conocer el profundo mar y las altas montañas.

Vio arena y noches estrelladas.

Cuando ella se iba, el hombre trabajaba y la esperaba.

Cuando ella volvía él le contaba historias de flores, de verde y dorado.

Con el tiempo la niña fue mujer.

El hombre le contaba historias de pueblos, de plantas y lluvias,
Y la lluvia le contaba historias de arena y piedras, de noches estrelladas y aire frío.

Cuando ella bailaba, él sonreía.

Cuando ella se cansaba, él la sostenía.

Ella se quedó con él y él se quedó con ella.

Tuvieron noches frías y estrelladas,
Dias de calor y sofoco.

Ella tuvo paz y alegría.

Él tuvo la lluvia.

Comentarios

  1. Hola! Me gusta mucho tu blog, la forma en que escribes es muy bella y por lo mismo, me gustaría contar con tu permiso para realizar una ilustración de este cuento :D
    De antemano gracias!😜

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto que puedes ilustrarlo y me gustaría ver el resultado final.
    Muchas gracias por leerme.
    Muchas gracias por comentar.
    Muchas gracias por estar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Chasing cars

Tajabone

Jardín Japonés, Cerro Santa Lucia (Un poco de mi vida)